Estar detrás de un “complot con dinero sucio” para ganar la presidencia de Brasil, mediante el bombardeo masivo de noticias falsas por WhatsApp, es el más reciente escándalo que podría poner contra las cuerdas al candidato ultraderechista para la presidencia de Brasil, Jair Bolsonaro. 

El hecho, que se hizo público a raíz de la denuncia que hizo el candidato de izquierda Fernando Haddad, ahijado político del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, será investigado de inmediato por la Fiscalía del país. 

Brasil entró así en el radar de las tramas políticas tejidas con la ayuda de redes sociales, como ocurrió con las presidenciales en Estados Unidos, el referéndum de salida del Reino Unido de la Unión Europea o con el plebiscito sobre el acuerdo de paz en Colombia. 

Haddad prendió las alarmas tras las revelaciones del diario Folha de São Paulo sobre empresas que compraron servicios para propagar mensajes en masa a favor de Bolsonaro, antes de que éste se impusiera en la primera vuelta del 7 de octubre. 

“Calculamos que hubo centenas de miles de mensajes encaminados a los electores, todos falsos, para orientar el voto en dirección de mi adversario”, dijo Haddad en una conferencia de prensa en São Paulo. Una campaña similar estaría en marcha para la semana previa a la segunda vuelta, según el informe.

“En cualquier lugar del mundo esto sería un escándalo de proporciones mayúsculas, que podría llevar a una impugnación de candidatura”, enfatizó el aspirante del PT. 

En Brasil están prohibidos los aportes empresariales a las campañas y lo denunciado por el periódico podría suponer un delito. A raíz de ello, el PT pidió investigar la campaña de Bolsonaro por supuesto “abuso de poder económico y uso indebido de medios de comunicación digital”. Además, Haddad anticipó que presentará el caso ante la OEA, sugiriendo la posible anulación de la candidatura del excapitán del Ejército.

En cualquier lugar del mundo esto sería un escándalo de proporciones mayúsculas, que podría llevar a una impugnación de candidatura

Profunda desesperación

El Partido Social Liberal (PSL) de Bolsonaro negó las acusaciones. Son “risibles los argumentos de Haddad, es una señal clara de profunda desesperación”, declaró Gustavo Bebbiano, presidente del PSL. 

Bolsonaro reaccionó en Twitter: “El PT no está siendo perjudicado por fake news, sino por la VERDAD”. Y acusó a ese partido de haber hecho siempre “política comprando conciencias”, en alusión a los casos de corrupción que tienen en la cárcel a varios de sus dirigentes, incluido a su líder histórico, el exmandatario Lula da Silva.

Ainda não vi nenhum carnaval midiático ou judicial sobre isto. O vídeo é um fato e não uma fakenews de duas páginas onde o corpo de uma matéria contradiz a manchete da mesma! Qual o intuito de tanta descarada parcialidade com assuntos tão claros aos olhos do bom senso?

Haddad (PT) ameaça a justiça e o povo brasileiro. O fingimento do apreço pela democracia não dura muito quando abrem a boca! Gostaria de uma opinião dos Tribunais deste país ou vamos viver nesse mundo de faz de contas criado por alguns?

Las redes sociales han tenido un papel clave en el ascenso político de 
Bolsonaro, quien cuenta con poco más de 14 millones de seguidores en Facebook, Twitter e Instagram. 

Su contrincante suma 2,8 millones. Con 120 millones de usuarios, WhatsApp es una mensajería muy popular en Brasil. El 90 por ciento de los usuarios de internet en el país utilizan este sistema de comunicación, según Sergio Amadeu, de la consultoría Comité Gestor de Internet en Brasil.

“Esta fue una campaña de desinformación muy parecida pero más sofisticada que la de Estados Unidos (en la elección de Donald trump en 2016), porque (…) en un momento de crisis, apeló al odio”, expresó. Por su parte, WhatsApp anunció que abriría una investigación.

Fernando Haddad
El izquierdista Fernando Haddad.

AFP’Dinero sucio’

Haddad aseguró que había detectado “una campaña de calumnias” en WhatsApp, apoyada con “dinero sucio”, pero que ahora tiene información de que se trata de algo de grandes proporciones. 

“El número de empresarios involucrados en este complot es muy grande. Tenemos información de que 156 empresarios están implicados”, afirmó. Según la investigación de Folha, varias compañías financiaron el bombardeo de mensajes por 
WhatsApp a través de la contratación de paquetes de servicios que llegaron a costar hasta 12 millones de reales (3,25 millones de dólares) cada uno. 

Sin el apoyo de un partido fuerte, Bolsonaro se impuso en la primera vuelta con el 46 por ciento de los votos frente al 29 por ciento de Haddad y es ampliamente favorito para la segunda, con 59 de los apoyos frente a 41 para Haddad, según sondeos coincidentes de Ibope y Datafolha.

El número de empresarios involucrados en este complot es muy grande. Tenemos información de que 156 empresarios están implicados

El índice de rechazo del izquierdista supera al de Bolsonaro, reconocido por sus declaraciones misóginas, homófobas y racistas y su justificación de la dictadura militar (1964-85). 

Bolsonaro descartó su participación en debates televisivos con Haddad. El ultraderechista sigue recuperándose de la puñalada que recibió a principios de septiembre en un mitin y no tiene por qué “someterse a una situación de alto estrés sin ningún motivo”, según el presidente de su partido. 

“En un juego de poder, la izquierda hará todo para dejarme fuera de combate. No acuso a la izquierda de haber planeado asesinarme, pero no olvidemos que el señor Adélio [Bispo de Oliveira] fue hasta 2014 un afiliado del PSOL”, un partido de izquierda, dijo Bolsonaro en un video difundido por la noche.La investigación policial concluyó que el agresor había actuado de forma premeditada y por motivación política, pero en solitario.

REDACCIÓN INTERNACIONAL*
Con información de AFP.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here