Chievo 2 Juventus 3: Debut sin gol de Cristiano

La Juve sufrió hasta el descuento para llevarse los 3 puntos. Sorrentino fue el héroe: paró 3 a Cristiano y se fue inmovilizado en el 88’. Bernardeschi hizo el 2-3 en el 92'.

0
218

Diego Armando Maradona llegó a Italia en 1984 y se estrenó en el estadio Bentegodi de Verona, sin gol y con una amarga derrota ante el Hellas, 3-1. A Cristiano Ronaldo le tocó el mismo escenario para su primer partido de Serie A, que también fue muy complicado, pero con un resultado distinto: su Juve derrotó 3-2 al Chievo gracias a un tanto sobre la bocina de Bernardeschi tras 90 minutos repletos de emociones.

La Vecchia Signora empezó fuerte, moviendo el marcador cuando CR7 aún no había tocado el balón. En el minuto 3, tras un lanzamiento de falta de Pjanic, un testarazo de Chiellini libró a Khedira, que firmó el primer gol de esta Serie A con un zurdazo a dos pasos del área chica. El enfrentamiento olía a goleada, pero el orgullo del Chievo, cuyos jugadores juntos no cobran ni la mitad del sueldo de Cristiano, cambió la historia.

La Juve, tras un gran arranque (un chut de Ronaldo estuvo a un pelo del 2-0), perdió ritmo y demasiados balones, y los de D’Anna empezaron a creer, creciendo poco a poco hasta poner las tablas cuando faltaban 5 minutos para el descanso. Stepinski aprovechó un centro de Giaccherini con un imperioso cabezazo que Szczesny solo pudo observar colarse en la escuadra.

El mismo ‘Giak’, exjuventino, en el arranque de la reanudación se empeñó en convertir el estreno de Cristiano en una pesadilla. El italiano, en el 56’, forzó un penalti que lanzó y realizó, eso sí, sin celebrarlo. Allegri cambió el plan y sacó la artillería pesada. Entraron Bernardeschi y Mandžukic y empezó un bombardeo a la portería de Sorrentino, que vio balones que le llegaban por todas partes y paró todos los que pudo.

Le negó el gol varias veces a Cristiano, pero le traicionó un compañero: el 2-2, de hecho, llegó por un tanto en propia puerta de Bani, que intentaba anticipar a Bonucci en un saque de esquina. El asalto continuó y en el 83’ fue necesaria toda la tecnología recién introducida en el fútbol para aclarar una jugada: Mandžukic cabeceó en la portería vacía y el árbitro convalidó el gol con la ayuda del ojo de halcón, aunque lo anuló poco después tras haber consultado las imágenes del VAR. Anteriormente, Cristiano había golpeado el balón con el brazo y, sobre todo, a Sorrentino con un rodillazo: fue esa última, como comunicó la Lega Serie A a Sky la razón que llevó a la decisión del colegiado. El golpe fue tan duro que el guardameta no pudo ni seguir el partido y fue sustituido por Seculin.

La Vecchia Signora no se rindió y, finalmente, logró el gol decisivo en el 93’: Alex Sandro, desde la izquierda, encontró en el corazón del área a Bernardeschi, que empujó entre palos firmando el primer, sufrídisimo triunfo bianconero de este curso. Fue así de loco e inolvidable el estreno italiano de CR7: no llegó su gol, pero si los tres puntos y en Turín, no tenemos dudas, están satisfechos. Porque, como repiten siempre, al final ganar es lo único que cuenta. Ya habrá tiempo para los tantos del ‘fichaje del siglo’…

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here