BRASIL: Haddad y Bolsonaro, los dos mayores objetivos en el cuarto debate presidencial

Esta es la segunda vez que la CNBB promueve un encuentro entre candidatos a la Presidencia

0
317
Los candidatos en el debate de la TV Aparecida. REVELACIÓN

El primer debate presidencial de esta elección con la presencia de un candidato petista expuso el poder de atracción del polo que se estableció en la cima de la disputa. Fernando Haddad (PT) compartido con el diputado Jair Bolsonaro (PSL-RJ), que sigue hospitalizado después de un ataque el cuchillo a principios de este mes, el objetivo de papel en el cuarto choque entre los candidatos en esta campaña, promovida por la Confederación Nacional de Obispos de Brasil (CNBB) y TV Aparecida. “Todas las partes deben hacer una autocrítica, pero el PT lanza candidato penitenciaría”, dijo el ex gobernador Geraldo Alckmin (PSBD) en uno de los ataques a la sustitución del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva en la carrera presidencial.

 

A pesar de las alfileradas, el modelo del debate no favoreció los enfrentamientos directos entre los candidatos – ellos no pudieron escoger a quien preguntar, ya que todas las interacciones fueron definidas por medio de sorteos. La suerte permitió que los embates más esperados, entre Alckmin y Haddad y entre Ciro y el petista, ocurrieran sólo una vez. El resto de las preguntas fue hecho por periodistas de las emisoras ligadas a iglesias o obispos, lo que atribuye al debate una mayor gama de asuntos, pero impidió que los candidatos desarrollen con más aliento sus propuestas. Tal vez por el modelo, el debate no fluyó como los tres primeros, y buena parte de las intervenciones de los presidenciables sonó hermética.

En su primera intervención, Haddad hizo mención de mencionar al ex presidente Lula, preso desde abril y candidato del PT a la Presidencia hasta que sea sustituido este mes por el ex alcalde de São Paulo. El PT utilizó su tiempo para reclamar el legado del ex presidente y pegar Alckmin del PSDB y su gobierno de Michel Temer . En respuesta a Don Odilo Scherer, arzobispo de Sao Paulo, que prometió a fortalecer todas las instituciones que luchan contra la corrupción. “Para eso necesitamos tener una controladora, una Policía Federal y una Justicia fuerte y apartidaria”, dijo, afirmando que el PT fortaleció esas instituciones mientras estuvo en el Gobierno.

Fue al intentar asociar a Alckmin a Temer, sin embargo, que Haddad abrió el camino a los ataques del adversario. El PT cuestionó el tucán en el techo de gasto público establecido por el gobierno actual y la reforma laboral, que prometió a derogar. “Estamos con 13 millones de desempleados, herencia de Dilma y del PT”, respondió el tucán. “No necesitaría el techo de gastos si no fuera el Gobierno del PT”, enmendó. Alckmin dijo que la situación de Brasil es delicada y, siempre, intentando despegar de Temer, prometió reformas ya a principios de año para que la economía volver a crecer.

El mayor incisivo contra Haddad durante el debate fue Alvaro Dias, que usó todo el tiempo de embate entre los dos para hacer ataques al PT, el partido de la “creencia en la ignorancia”, el “heraldo de la intolerancia”, que “distribuyó la pobreza hacia todos y la riqueza para algunos “.

Bolsonaro

También no faltaron críticas a Jair Bolsonaro, pero partieron de Meirelles, Guilherme Boulos (PSOL) y Marina Silva (Red). Siempre tomando el cuidado de no sonar irrespetuosos al apuntar contra un candidato hospitalizado, los tres se turnaron en críticas al comportamiento ya las propuestas del capitán reformado del Ejército. “No es con violencia que se combate la violencia, distribuyendo armas a la población”, dijo Boulos al abordar la cuestión en debate con Marina. “Vamos a enfrentar el problema con la prevención. No queremos que el joven tenga la primera arma, sino el primer empleo. No podemos usar como ejemplo quien creó la policía que más mata y la policía que más muere.

Meirelles eligió a criticar los planes económicos de la aplicación Bolsonaro, apuntando contra su garante económica, Paulo Guedes, y el retorno de la propuesta CPMF circulado en los últimos días sin mucha claridad – y que fue denegada por la campaña Bolsonaro. “No es necesario quedarse creando más tributos. Yo estoy en contra de la reedición de la CPMF. Esa confusión entre el Bolsonaro y su economista mayor, que él dice que es el Puesto Ipiranga, es una señal que ese puesto debe estar teniendo un incendio “, dijo Marina.

Para el científico político Eduardo José Grin, profesor del Departamento de Gestión Pública de la FGV que comentó el debate en tiempo real, el enfrentamiento dejó dibujados tres campos: “Petistas, antipetistas y los que se presentan como representantes de un centro democrático y reformista”. “Vamos a ver si eso sirve para balancear la polarización que se dibuja entre Bolsonaro y Haddad”, comentó.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here