Así tortura Venezuela a los militares que “traicionan” a Maduro

0
192

Los servicios de inteligencia y las fuerzas de seguridad de Venezuela han detenido y torturado a decenas de militares acusados de conspirar contra el Gobierno de Nicolás Maduro. Incluso familiares de militares presuntamente implicados en operaciones opositoras han sido arrestados y torturados para averiguar el paradero de “los traidores”, según denuncian Human Rights Watch (HRW) y la ONG venezolana Foro Penal.

Entre los casos documentados por HRW destacan los de detenidos que sufrieron abusos aberrantes que constituyen tortura para obligarlos a aportar información sobre supuestas conspiraciones. La mayoría de los arrestos fueron efectuados por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) y el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) por delitos de “traición” e “instigación a la rebelión”.

“El Gobierno venezolano ha arremetido brutalmente contra militares acusados de conspiración. Los agentes de inteligencia no solo están deteniendo y torturando a militares, sino que en algunos casos también van tras sus familiares u otros civiles cuando no pueden encontrar a quienes buscan”, asegura José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch, que difunde su informe un día antes de que Maduro jure de nuevo como presidente, lo que le mantendrá en el cargo hasta 2025.

Las víctimas —al menos 32, según estas organizaciones— incluyen militares de diferentes rangos acusados de conspirar contra el Gobierno y civiles que supuestamente colaboraron con Óscar Pérez, un policía acusado de “ataque terrorista” por lanzar varias granadas desde un helicóptero contra el Tribunal Supremo en medio de la ola de protestas antigubernamentales que dejó más de 100 muertos en julio de 2017. Pérez fue abatido —ejecutado extrajudicialmente, según la oposición— en enero de 2018 durante una operación policial contra su grupo.

Desde que Maduro llegó al poder en 2013, el presidente ha denunciado más de 20 intentos de asesinato —solo en su primer año de gobierno, habló 11 veces de magnicidio—. Según los expertos, de darse un golpe militar estará liderado por esa parte del chavismo dentro de las Fuerzas Armadas que ve en el actual líder una amenaza para la revolución. Las especulaciones sobre un golpe de Estado, así como las detenciones de mandos militares, son habituales desde hace años, aunque la primera vez que Maduro habló de asonada fue apenas un día después de ganar la presidencia, el 14 de abril de 2013.

¿Quién atentó contra Maduro? La resistencia civil, el chavismo o un sector del Ejército

CARACAS. Tanto si fue un intento de magnicidio contra Nicolás Maduro como si no, el incidente del sábado tendrá repercusiones dentro del Gobierno y de cara a la oposición

El viejo patrón de tortura y abusos

En algunos casos, familiares de militares (incluyendo el hijo, la madre, el padre o la pareja) fueron detenidos y extorsionados para dar con el paradero de los presuntos conspiradores. En ciertos casos, sufrieron graves abusos, según HRW y Foro Penal, una organización registrada en Venezuela como asociación civil que asiste a víctimas de violaciones de los derechos humanos.

Entre los abusos a los que los agentes de inteligencia sometieron a los detenidos se incluyen palizas brutales, intentos de asfixia con bolsas de plástico, cortes con cuchillas en las plantas de los pies, descargas eléctricas, privación de comida y acceso al baño o amenazas de muerte. Varios detenidos no tuvieron acceso a sus familiares o abogados de confianza durante días. Durante su detención en prisiones o en sedes de la DGCIM, los arrestados no han tenido acceso a tratamiento médico adecuado para diversos problemas de salud.

Estos no son casos aislados. Las detenciones analizadas por HRW y Foro Penal muestran el mismo patrón de tortura y abusos cometidos por fuerzas de seguridad, agentes de inteligencia y miembros de la Guardia Nacional Bolivariana que denunciaban informes anteriores de estas organizaciones. “En informes publicados en 2014 y 2017, Human Rights Watch documentó abusos generalizados por parte de miembros de las fuerzas de seguridad venezolanas. En cada informe concluimos (…) que los abusos fueron parte de una práctica sistemática. En el periodo entre las represiones de 2014 y 2017, HRW documentó otros casos de procesos penales por motivos políticos en los cuales los detenidos también sufrieron abusos durante la detención, incluidas torturas”, señala la organización.

Por otra parte, varios abogados que defienden a los acusados y que tuvieron acceso a expedientes judiciales y estuvieron presentes en audiencias, incluidos procesos contra civiles en tribunales militares, indicaron a HRW que las acusaciones han sido fabricadas y que no hay pruebas concretas contra los acusados. No obstante, la organización reconoce que no puede comentar las pruebas presentadas por los fiscales por la dificultad para acceder a los expedientes judiciales de estos casos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here